Himno del Sinsajo. Descargar

Audio del Himno del Sinsajo

¿Te gusta el himno del sinsajo? Escúchalo cuantas veces que quieras en nuestra web, o bájatelo a tu ordenador o teléfono móvil. Todo sin coste alguno.

Este cántico tiene un sonido muy estimulante, con la que tendrás la posibilidad de entretenerte escuchándolo. Quizás te interese tocarlo con tu instrumento: flauta, flauta dulce, piano, etc. o solamente quieres oírlo por disfrute

Himno del Sinsajo

Descargar Himno en MP3

Pinchando en el enlace de la parte de abajo, la descarga del audio en MP3 iniciará al instante

También te Podría Interesar

0 comentarios en «Himno del Sinsajo. Descargar»

  1. y los mas chistoso es que el dia en que la vi yo me pregunte:¿por que van a hacer eso aun sabiendo que moririan? fue entonces que entendi que ellos desde un principio necesitaban una razon para pelear para liberarse de las cadenas y katniss fue su simbolo para al fin hacerlo

    Responder
  2. Para los que están buscando la explicación, esto es sacado del libro. Apenas lo terminé. :3
    «Al principio es como si un hombre intentara convencer a su novia para que se reuniera con él en secreto por la noche. Sin embargo, un árbol del ahorcado, en el que han ajusticiado a un hombre por asesinato, es un lugar muy extraño para un encuentro amoroso. Puede que la amante del asesino tuviera algo que ver con el asesinato o quizá fueran a castigarla de todos modos, porque el cadáver del asesino la llama para que huy a. Es raro, claro, lo del cadáver que habla, pero es en la tercera estrofa cuando El árbol del horcado empieza a ser desconcertante.
    Te das cuenta de que el que canta la canción es el asesino muerto, que sigue en el árbol. Y aunque le dijo a su amante que escapara, no deja de pedirle que se
    reúna con él. La frase «donde te pedí huir y en libertad juntos correr» es la más inquietante, porque al principio parece que está hablando de cuando él le pidió a ella que huyera, seguramente para ponerse a salvo. Pero después te preguntas si se refiere a que vaya con él, que vaya a la muerte. En la estrofa final queda claro que eso es justo lo que el hombre espera, que su amante se ponga un collar de cuerda y cuelgue muerta del árbol junto a él».

    Responder
  3. Aquí volviendo a escuchar esta joya de canción después de todo lo que ha ocurrido en el Capitolio en Estados Unidos JAJAJAJA
    Se que no soy la única que pensó en los Juegos del Hambre al escuchar la palabra Capitolio

    Responder
  4. hay algo que no vemos pero esas personas que fueron a la presa murieron en una era donde nunca pudieron ver la paz pero sus muertes valieron todo valio para asi darles a los demas lo que tanto anhelaban paz y libertad

    Responder
  5. Ahora me resulta frustrante no ver la reacción de Snow al escuchar la canción de Lucy Gray, interpretada por Katniss haciendola signo de rebelión.
    La canción en un momento lo puso celoso, ya que él creía que iba dirigida a Billy Taupe, el ex de Lucy. También ella le cambió la letra cuando se dió cuenta sobre lo de Sejanus y trató de huir de él.

    Responder
  6. Aquí va la explicación.
    En el nuevo libro te explican la historia original. Resulta que hace 64 años de la trilogía en el distrito 12 vivía un hombre llamado Arvo con su novia Lil. El hombre fue sentenciado a ejecución por matar a 3 Agentes de paz en las minas( de ahí la primera estrofa) y toda el sentido de la canción converge en que el asesino muerto está llamando a su amada para que se reúna con el y se cuelgue y poder encontrase de nuevo( de ahí la última estrofa). ALERTA SPOILER: Ahora bien, en el nuevo libro Balada de pájaros Cantores y serpientes puede referirse a la relacion que tuvo Lucy Gray con Billy Taupe en donde este último le pedía reencontrarse en ese lugar y escapar juntos. Por otro lado también puede deberse a la interpretación de Coriolanus Snow de reencontrarse el con Lucy en ese mismo árbol y huir juntos. 🙂

    Responder
  7. Alerta SPOILER
    La canción es compuesta por Lucy Gray protagonista de La balada de pájaros cantores y serpientes, después de que asesinaran a un poblador del 12 diciendo que había saboteado la mina, matando a dos compañeros y un guardia. Lo último que el dice es el nombre de su amada y los Sinsajos lo repiten.

    Responder
  8. Odoro los juegos del hambre❤. Me acuerdo que me obsesioné demasiaso cuando a penas tenía 11 años y ahora, a mis casi 16, me encuentro con tu video y no sabes de toda la nostalgía de la que llené y es como si destaparas un hermoso gusto y recuerdos. Gracias :3❤

    Responder
  9. Pequeño fragmento:
    La multitud guardó silencio, y un agente de la paz leyó la lista de delitos de los que se acusaba
    al condenado, Arlo Chance, incluido el asesinato de tres hombres. Aunque intentaba proyectar la
    voz, lo cierto es que resultaba muy poco convincente en aquel ambiente caluroso y húmedo.
    Cuando terminó, el comandante hizo un gesto con la cabeza a los agentes de la plataforma, que
    ofrecieron una venda para los ojos al condenado. El hombre la rechazó, y los agentes le pusieron
    la soga al cuello. Arlo se mantuvo erguido y estoico, con la vista en lontananza, a la espera de su
    final.
    Un redoble de tambores se escuchó en el otro extremo de la plataforma, lo que arrancó un grito
    a alguien. Coriolanus desvío la vista hacia el frente de la muchedumbre para localizar el origen.
    Una joven de piel aceitunada y larga melena negra salió de entre el gentío; un hombre intentaba
    retenerla y llevársela, pero ella luchaba con desespero por acercarse mientras gritaba:
    —¡Arlo! ¡Arlo!
    Los agentes de la paz se dirigieron hacia ella.
    La voz tuvo un efecto electrizante en el condenado, que primero demostró sorpresa y después,
    horror.
    —¡Corre! —gritó—. ¡Corre, Lil! ¡Corre! ¡Co…!
    El golpe de la trampilla al abrirse y el subsiguiente chasquido de la cuerda al tensarse lo
    interrumpieron a media palabra y arrancaron un grito ahogado de la multitud. Arlo cayó cinco
    metros y pareció morir al instante.
    En el fatídico silencio posterior, Coriolanus sintió que le bajaba el sudor por las costillas, a la
    espera de las reacciones. ¿Atacaría la gente? ¿Tendría que disparar? ¿Recordaba cómo funcionaba
    el arma? Procuró prestar atención por si llegaba la orden. Sin embargo, lo que oyó no fue eso,
    sino una voz espeluznante que brotaba del cadáver colgado.
    —¡Corre! ¡Corre, Lil! ¡Co…!

    Responder

Deja un comentario